#Papeleras inteligentes – La solución de 10 M€ para le recogida separada fuera del hogar

Ha costado años, décadas incluso, organizar la recogida separada de los residuos domésticos. Y la recogida fuera del hogar está todavía en sus inicios. Pese a ello, para 2022 podría haber atrapado a la recogida doméstica en términos porcentuales de recogida separada. Y eso gracias a las papeleras inteligentes.

Las papeleras inteligentes reciben ese calificativo porque poseen sensores y software que las permite analizar su propio contenido y compartir información con otros sistemas.

En la actualidad se están desarrollando pruebas piloto con papeleras inteligentes, en la que están siendo programadas para reconocer todo tipo de productos y ya son capaces de alcanzar ratios satisfactorios de separación de residuos (60% de acierto en el peor de los casos, 95% en buenas condiciones). Y cada vez están mejorando más rápido. Una mirada casual a cualquiera de las papeleras separadas situadas en lugares públicos muestra que los humanos gestionamos mucho peor esta tarea.

La implantación de las papeleras inteligentes requerirá inversiones por toda Europa. Pero éstas son pequeñas en relación con los costes de limpieza en los que ya se ha incurrido, y de cualquier modo Europa tendrá que hacer considerables inversiones en infraestructuras para alcanzar los objetivos propuestos para una economía circular.

Si una papelera inteligente cuesta en torno a 4000€ y de media se necesita una papelera por cada 400 habitantes para conseguir unos porcentajes efectivos de recogida, ello supone que será precisa una inversión de 10M€ aproximadamente para una ciudad de tamaño medio como Bruselas, en la que viven un millón de personas.

MÁS RECOGIDA SEPARADA = MÁS RECICLADO = MÁS EFICIENCIA EN EL USO DE LOS RECURSOS

Puede que pronto las papeleras inteligentes ayuden a resolver el desafío de la recogida separada para un mayor reciclaje de envases para llevar. Sin embargo, una cuestión sigue pendiente: hacer que los consumidores lleven sus envases usados a los puntos de recogida. ¿Puede la digitalización ayudar en este frente también? Eso es lo que abordaremos la semana que viene.

Nuestra economía circular #Blog