Necesitamos reciclar más: nuestro estilo de vida depende de ello

Las soluciones de envases para los servicios de alimentos y bebidas, y de alimentos preparados comenzaron a emerger a escala societaria en primer lugar hace un siglo con la introducción de los vasos de papel de un solo uso, una alternativa más segura a los vasos de bebida reutilizables que se usaban en las escuelas y en los lugares públicos en ese momento. A ellos les siguieron muchas otras soluciones que tenían como objetivo satisfacer las necesidades de salud, seguridad y comodidad de los consumidores.

Ahora ha emergido un nuevo paradigma: debemos hacer mejor uso de los recursos limitados que tenemos para poder continuar compartiéndolos a esa escala. Como fabricantes de envases para alimentos de consumo fuera de casa, nos damos cuenta de que tenemos una importante función que desempeñar para asegurarnos de que los recursos a los que damos forma y que vendemos puedan reciclarse más tarde. Nuestros productos, elaborados de distintos tipos de papel y plásticos, son en su mayor parte reciclables. Sin embargo, hasta el momento se ha hecho poco para reciclarlos en la práctica.

En noviembre de 2016, una vez que nos dimos cuenta de la enorme oportunidad de mejorar el reciclado de nuestros productos, decidimos lanzar nuestra propia iniciativa de economía circular para reunir a las partes interesadas correctas para aumentar el reciclado de nuestros productos, aumentar la conciencia de la posibilidad de que se reciclen nuestros productos y mostrar ejemplos de los muchos casos en los que ya hemos establecido colaboraciones con nuestros socios para usar materiales reciclados o asegurarnos de que se reciclan nuestros productos.

MÁS RECOGIDA SEPARADA = MÁS RECICLADO
Nuestra economía circular #Blog