Los plazos podrían ayudar a construir la economía circular, o quebrarla también

Los políticos que están considerando intervenir por razones medioambientales en el mercado de ciertos envases deberían entrar en contacto con productores locales con el fin de establecer plazos de transición óptimos, pues en caso de ser muy cortos, podría llevar a algunas compañías a la quiebra. En cambio, una transición adecuada permitiría a las empresas invertir y convertirse e pioneros del futuro mundo sostenible que anhelamos.

La fabricación industrial de envases es una actividad intensiva de capital. Las plantas de producción requieren inversiones que pueden alcanzar cientos de millones de euros. Estos costes son típicamente amortizados por las empresas productoras en un periodo de 10 a 15 años. Normalmente tienen que pasar varios años para que las empresas puedan permitirse reinvertir en nueva maquinaria.

En este sentido, puede que en la actualidad algunas compañías estén mejor posicionadas que otras, pero en líneas generales, muchas más inversiones serán necesarias para cambiar las técnicas de producción y poder alinearlas con los objetivos europeos de economía circular. La maquinaria tendrá que ser adaptada o reemplazada para posibilitar la producción de diferentes formatos de envases; por ejemplo, usando combinaciones de materiales más simples que permitan que los envases sean más fácilmente reciclables, o cambiando completamente el (los) material(es) empleado(s).

Las compañías se basan en la demanda del mercado, siendo el ratio coste-eficiencia uno de los principales indicadores. Esto se traslada frecuentemente en hacer un uso eficiente de los recursos. Algunas empresas están indicadas por su propia naturaleza a beneficiarse de los inminentes requisitos legales derivados de la economía circular, pero otros grandes productores tendrán que adaptarse. Con el enfoque y plazos adecuados, todos -consumidores, economía y medioambiente- nos beneficiaremos.

MÁS RECOGIDA SEPARADA = MÁS RECICLADO = MÁS EFICIENCIA EN EL USO DE LOS RECURSOS
Nuestra economía circular #Blog