#Diseño inteligente: reduciendo la complejidad del material de los envases para impulsar el reciclaje

Si el reciclaje es la prioridad, en un mundo ideal, todo estaría hecho del material más reciclable, y solo de éste. Una visión simple de afrontar el asunto sería decir que la dificultad para reciclar cualquier tipo de envase aumenta proporcionalmente al número de materiales usados en su producción.

¿Facilidad para reciclar?

Número de materiales usados

La realidad es que encontramos envases de comida y bebida de todo tipo –por variadas y diversas razones. El propósito principal de un envase es asegurar la integridad del producto que contiene. La salud y seguridad del consumidor son las siguientes prioridades. Diferentes tipos de envasado son necesarios para según que producto y formato (caliente o frío, por ejemplo).

El marketing también juega un papel fundamental para determinar el tipo de envase que será finalmente elegido. Los consumidores pueden preferir envases transparentes que les permitan ver el producto o pueden decantarse por un envase cuyo material parezca más natural.

Si queremos ser capaces de reciclar más, la reciclabilidad debe ser introducido entre los criterios considerados en la jerarquía del diseño de envases. La responsabilidad primordial de los envases serán siempre la integridad del producto y la seguridad del consumidor. Pero los envases sencillos son recogidos de forma separada (incluso por máquinas automatizadas, como las papeleras inteligentes) y reciclados más fácilmente. Una vez los consumidores entiendan esto, podría ser la mejor campaña de marketing.

MÁS RECOGIDA SEPARADA = MÁS RECICLADO = MÁS EFICIENCIA EN EL USO DE LOS RECURSOS
Nuestra economía circular #Blog